Su navegador no acepta javascript
28 de febrero de 2020
Agenda de Eventos
 
Rutas turísticas e hitos de interés

Ruta de Zafayona

Esta ruta tiene como guía el agua que dibuja caminos en el paisaje de Moraleda.

Comenzamos nuestra ruta en el paraje conocido como la Fuente de la Higuera, nacimiento de agua que fluye hacia el río Cacín. Siguiendo el Camino del Monte con dirección a Moraleda guiados por el curso del río podremos observar el Puente y disfrutar de belleza del valle, bordeado por los olivares que se extienden hacia el Cortijo de el Molino del Tercio. Al divisar Moraleda entraremos en el antiguo Campo de Zafaiona. Dirigiremos nuestros pasos hacia la actual calle Alcarceleras, cuyas casas hoy reformadas en su mayoría, albergan en sus patios andaluces a través de pozos la riqueza de estas aguas. Cruzando la carretera de Alhama llegaremos a la Plaza de la Iglesia, desde allí la calle Fuente con su suave inclinación nos conducirá hasta El Lavadero y el manantial de El Caño, en torno a cuyas aguas en tiempos remotos nació Moraleda.

Desde las tapias de la Plaza del Caño, podremos observar la vega de La Huerta, donde tanto trabajaron nuestros ancestros, custodiada por el valle del río y el imponente Cerro del Castellón.

Por la calle Málaga nos dirigiremos al camino que conduce a la Presa del Patronato.

Mientras nuestros pasos dejan atrás la colina en la que descansan las viviendas del casco antiguo, nuestra vista se recrea en el paisaje del entorno, donde el esparto, las retamas, tomillos y romeros impregnan el aire de aromas.

Se abre ante nosotros el amplio valle del río Cacín con la presa, donde confluyen todas las fuentes de Zafayona.

El paisaje y el sonido del agua hace que el tiempo se detenga y vuelva a nosotros la imagen de antiguos labriegos, pastores y carros.

Nuestra ruta termina en el Paraje del Patronato donde el agua mansa de nuestro río da vida a la fértil tierra de sus márgenes.




Ruta de los Yacimientos

Comenzamos nuestra ruta en el Yacimiento del Cerro de la Mora, declarado Bien de Interés Cultural por la Junta de Andalucía en 2004. Desde los gruesos muros de este importantísimo “oppidum” divisamos la grandiosidad de la Vega granadina,  el valle del río Genil y las fértiles tierras de Villanueva de Mesía. Contemplando este espectacular paisaje podemos comprender cómo pudo ser elegido como asentamiento de forma continuada a lo largo de siglos.

De vuelta a Moraleda a través de la vía de servicio de la autovía A-92, nos dirigiremos hacia el desvío de la Carretera del Turro situado en la parte baja del pueblo, tomaremos el desvío a Cacín  y aproximadamente a un kilómetro de distancia de las últimas casas situadas al borde de la carretera, encontraremos uno de los últimos yacimientos arqueológicos descubiertos gracias a las obras realizadas para la construcción de una nueva vía comarcal. Se trata de un pequeño asentamiento fechado en el siglo IV a.C., en el que se han encontrado fragmentos de cerámica, la base de lo parece ser un horno y algunos enterramientos. No lejos de esta zona en el Paraje conocido como La Higuerilla, fueron localizadas dos tumbas excavadas en piedra presumiblemente de época visigoda.

Nuestro recorrido por los yacimientos terminará en Loreto en la zona del Puente de Castilla. Aquí en la margen izquierda del río Genil y en el monte que se alza sobre el Puente existen restos de lo que parece ser un recinto fortificado de época por determinar, aunque por la cerámica encontrada podría tratarse de una construcción militar de época medieval que controlaría el camino de Montefrío a Alhama.

 




Esta ruta nos adentra en el paraje conocido popularmente como El Monte, una zona de excepcional riqueza natural y agraria.

Comenzaríamos nuestro camino en el campo de fútbol municipal El Salao. Iniciamos nuestro camino siguiendo el Camino del monte. Vemos imponentes formaciones rocosas, que nos dan una primera imagen de lo que veremos en nuestro camino. Se abre ante nosotros, una profunda garganta de paredes rocosas, por cuyo fondo transita el río Cacín. Llegamos a uno de los parajes de mayor personalidad del trayecto. Nos encontramos al pie de una pared rocosa, donde podemos encontrar antiguas edificaciones en ruinas. Atravesamos el cauce del río por el puente, desde el que podemos observar este y su medio natural.

Algo más adelante, junto a una alameda de chopos, encontramos el manantial de agua conocido como Fuente de la Higuera. Desde aquí ya se puede observar una gran panorámica tanto del municipio como de la formación rocosa conocida como Tajos del Turro.

En el cruce de caminos, hemos de desviarnos por la derecha, avanzando en nuestro camino pasaremos por una explanada junto al lecho del río Alhama, donde podremos descender hasta el curso del río.

Atravesaremos amplios campos de olivar, así como grandes árboles, como encinas, situados al pie de los caminos, donde es posible pararse a descansar. Llegando por fin al denominado Cortijo de los Horniceros, hoy en situación de abandono. Tras pasar por una pequeña formación de encinas, se habré un nuevo camino hacia nuestra izquierda a través del cual podemos hacer un recorrido circular por el territorio, pues este camino daría lugar nuevamente a la “Fuente de la Higuera”, y desde aquí regresar a nuestro lugar de partida.




Esta ruta tiene como punto de inicio el conectar la zona alta del municipio, del llano, con el valle del río Cacín, observado la variedad paisajística de la zona.

Comenzamos la ruta en el área recreativa de los Pinos, poniente siguiendo las directrices del Canal del Cacín. En esta primera parte del recorrido vemos el paisaje agrario inmediato al pueblo, destacando las grandes plantaciones de espárragos y olivar.

Desviamos nuestro camino por el camino aledaño que surge hacia la izquierda, ya desde aquí se puede intuir la formación del valle. Vemos una formación de pinares, de propiedad privada, justo antes de llegar a la conocida como Torre del Aeropuerto,. A partir de aquí, se abre ante nuestros ojos el profundo valle del río. Para descender hasta él hemos de seguir el camino cuya pendiente se hace más pronunciada y su travesía más enrevesada. Al llegar abajo, llegamos a la zona conocida como el Cortijo de los Lujanes, uno de los cortijos en los que se dividía nuestro territorio en épocas pasadas.

Una vez abajo, tras a travesar el caz de Lujan, llegamos hasta el río Cacín, que es fácilmente atravesable gracias a un pequeño puente. Podemos ver como se abren ante nosotros grandes alamedas, y como las inmediaciones del río se convierten en un vergel de vegetación. Y una vez aquí disfrutar de un agradable paseo por los caminos junto al lecho del rio, su vegetación o las alamedas.

 

 




Ruta de las Cuevas

Hubo un tiempo en el que humildes cuevas fueron el hogar de muchas familias de Moraleda. Esta ruta pretende dar a conocer una forma de vida que durante años, constituyó la identidad de nuestro pueblo.

Nuestra ruta comienza en la Calle Eras, en la parte alta de la colina en la que se sitúa el antiguo Barrio de las Cuevas, aunque la mayoría de las cuevas se encuentra en estado de abandono otras resisten el paso del tiempo, gracias al esfuerzo de sus moradores que han devuelto la vida a estas singulares construcciones.

Desde ésta accederemos a la Calle Perchel  que cuenta con unas vistas privilegiadas del Campo de Zafayona.

 A través del laberinto de calles de este pintoresco barrio, llegamos a la Calle Cruz que cuenta con un mirador desde el que podemos contemplar la Iglesia de Moraleda  y el paraje conocido como La Huerta.

 El sonido de la campana nos indica el punto de destino de nuestro itinerario,la Plaza de la Iglesia, escenario del transcurrir del tiempo y acontecimientos históricos del pueblo de Moraleda de Zafayona y de sus gentes.